jueves, 16 de octubre de 2008

DESINTEGRACION FAMILIAR








































DESINTEGRACION FAMILIAR













SUMARIO

Tema: DESINTEGRACION FAMILIAR

CAPITULO I: ASPECTOS GENERALES


1.1 Concepto

1.2 Factores

1.3 Causas

1.4 Consecuencias

CAPITULOII: REPERCUSIONES EN LA SOCIEDAD POR LA DESINTEGRACION FAMILIAR


1.5 Como problema social

1.6 Posibles soluciones


& La comunicación familiar
& La educación en los hijos


DESINTEGRACIÒN FAMILIAR

El objetivo de realizar esta investigación es dar un enfoque global a la desintegración familiar, en todos sus aspectos. Para analizar más a detalle este inhóspito tema se consideran los posteriores objetivos: conocer cuáles son los principales factores internos como externos y nombrar a los secundarios; analizar las causas y consecuencias que traen consigo al proceso de generación de la familia; y para concluir lo estudiaremos como un problema social, a su vez daremos posibles soluciones para contrarrestar este obstáculo.

En la actualidad en la que vivimos, nos encontramos que la ciencia avanza día a día, trayendo consigo cosas positivas y negativas. Por decirlo así las personas anhelan poseer de una u otra manera los nuevos adelantos de tecnología que traen conformidad y confort a nuestra vida. Si antes no teníamos algo lo reemplazábamos por otra cosa.

Es quizás por este motivo que buscan incrementar los ingresos en casa, trabajando si es posible ambos y horas extras; descuidando de forma primordial su rol como padres y educadores; relegando muchas veces sus funciones a la nanas, escuelas, etc., por trabajar no pueden, ni deben descuidar a su familia que es lo fundamental en la vida de cada ser humano; es cuestión de saber aprender a distribuir su tiempo. Algunas personas cumplen muy bien ambos roles son buenos profesionales y a la vez buenos padres, si ellos pueden ¿Por qué yo no?
Cuando los padres dedican más tiempo a otras actividades que a su familia se produce por decirlo así un problema social misterioso pero muy perjudicial” (desintegración familiar).
A pesar de que en las ciencias, técnicas y artes de la humanidad ha realizado adelantos extraordinarios, poco se ha hecho en relación con los conocimientos más importantes de la vida, como son los relativos al matrimonio y a la educación de los hijos, la cual debe ser en valores morales, buenas virtudes solo así seremos capaces de afrontar con éxito una mejor vida para nuestra futura familia y porque no una mejor vida dentro de la sociedad


Perú ha experimentado un número significativo de cambios en la vida familiar en las últimas décadas. Tendencias notables incluyen una incidencia creciente de madres solteras y mujeres como jefas de hogar, esto asociado con los niveles decrecientes de matrimonios, el aumento de nacimientos fuera de matrimonio, tasas altas de divorcio, separación y la participación de la mujer en lo que históricamente era trabajo del hombre, ganarse el sustento de la familia. Procesos similares han sido notados en muchas otras partes de América Latina, sin mencionar otras partes del mundo. En varios sectores, tanto nacional como internacional, dichas tendencias se han percibido como indicadores de una “desintegración familiar” y con frecuencia han provocado ansiedad, especialmente en relación a los efectos sobre los niños (Moore 1994). Si bien estas preocupaciones sobre la “desintegración familiar” han sido expuestas en los medios de comunicación, en informes oficiales, y en declaraciones por parte de las entidades religiosas, poco se conoce cómo estos cambios se representan en los pensamientos de la gente misma. ¿Hasta qué punto las personas perciben grandes cambios en la organización familiar, y si es así, a qué los atribuyen.


Además de los cambios legales y demográficos en la vida familiar se han dado importantes cambios dentro de la división de labores en el hogar, especialmente con respecto a la incrementada participación de la mujer en la fuerza laboral en los años en que está criando a sus hijos.
Un ímpetu adicional en aumentar la participación de la mujer en la fuerza laboral ha venido de las grandes presiones en los hogares de expandir y diversificar sus fuentes de ingresos como resultado de la reestructuración económica neoliberal. Como en otras partes de América Latina, la progresiva “feminización del empleo” parece además estar unida a una “feminización de la dirección de los hogares”.


Los gobiernos recientes han estado preocupados en proteger y en promover los derechos de los grupos vulnerables. No podemos hablar de una tolerancia abierta de la diversidad familiar. Por ejemplo, todavía puede encontrarse en muchas publicaciones oficiales (y académicas) el uso del término “familia completa” para referir a las unidades compuestas de dos padres y sus hijos, mientras que un padre solo (o mejor dicho una madre sola), y sus hijos se les consigna en la categoría de “familia incompleta” (Sagot 1999: 101). Además, en América Latina el término “desintegración familiar” es raramente definido explícitamente y es usado para describir distintos factores (CEPAL 2001: V16), tales como aumento en la tasa de divorcio, nuevas funciones familiares y falta de comunicación intrafamiliar, una de Algunas veces se asocia el declive de la familia con otras “patologías sociales”. Como dice Loáiciga Guillén, por ejemplo: “…la desorganización y desintegración familiar son causa de la pérdida de valores morales, las presiones económicas y los problemas sociales como la prostitución, el alcoholismo, la drogadicción y la violencia…” (Loáciga 1994: 10).

Estos últimos son de gran relevancia para la población peruana con casi un cuarto de su población que considera la delincuencia (incluye violencia) y/o el abuso de las drogas, como los problemas más grande del Perú actual. El hecho de que varios tipos de violencia parecen haber aumentado en años recientes podrían ser en gran parte el resultado del aumento de denuncias por violencia intrafamiliar.

CAPITULO I: ASPECTOS GENERALES


1.1 CONCEPTO:



En la familia empieza por producirse el quebrantamiento de los lazos de la unión, vínculos afectivos; que mantienen unidos a los esposos con sus hijos y a estos últimos entre sí[1].
· En la familia no hay comunicación, entonces se producirá el quebrantamiento de los vínculos afectivos.
· En a familia no hay comunicación.
· Por lo tanto, en la familia se producirá el quebrantamiento de los vínculos afectivos.
Para que se produzca este quebrantamiento de la unidad familiar contribuyen una diversa índole de factores, los cuales actúan de forma directa y por consiguiente los integrantes de la familia se ven obligados a buscar la forma de satisfacerse, tomando así una posición individualista y por deteriorando los lazos afectivos y físicos que los une.


1.2 LOS FACTORES:

Que implican una desintegración familiar hemos creído conveniente en esta oportunidad, analizar: a) la falta de amor; b) la incomunicación y c) los problemas económicos. En seguida trataremos a cada uno de ellos de manera detallada.

a) La falta de amor, desde el amor así mismo, el amor entre dos personas, del amor a todo el género humano, hasta el amor a Dios[2].
Debido a que entendemos erradamente el término amor, el cual no se resume en la atracción sexual, porque existen muchas formas de amor ajeno al sexo y en la actualidad existen muchos casos de individuos que se atraen sexualmente, pero son totalmente incapaces de vivir en armonía durante algún tiempo. Tampoco consiste sólo en el sentimiento superficial y pasajero “me gusta” “es lindo” o en jurarle “fidelidad por toda mi vida”. Esta falta de amor también debilita los vínculos de unión de los miembros de la familia.
· La falta de amor debilita los vínculos de unión entre los miembros de la familia, por ser un factor fundamental de la desintegración familiar.
· La falta de comunicación similar a la falta de amor, por ser un factor fundamental de la desintegración familiar.
· Por lo tanto la falta de comunicación debilita los vínculos de unión entre los miembros de la familia, por ser factor fundamental de la desintegración familiar.

Si existiera amor este mantendría unido a los esposos y por consiguiente existiría adhesión emocional a otra persona como si fuera uno mismo, con la tendencia a procurarse bien optimo de ambos. Además se debe tener una complacencia del sentimiento y de la voluntad, que se orientan, se abren a la posesión, al logro del bien apetecido (Javier Herbada. Diálogos sobre el amor y el matrimonio, 28).

El amor se fundamenta en el don, el conocimiento y el respeto. El amor, es ante todo un don, perpetúa por toda la vida, más allá de todo interés y del cual no se espera nada de retorno. También supone así mismo un conocimiento que descubre aspectos ocultos de la persona amada; el otro elemento del amor es le respeto o estima de ser nada en su dignidad humana, el cual impide que el amado sea visto como objeto
[3].

b) La incomunicación, es otro factor importante, se da porque no se reúne las condiciones de respeto auténtico y madurez básica de ambos conyugues. En este caso el dialogo difícilmente florecerá en una unión profunda.

En la sociedad moderna se escasean las ocasiones adecuadas para la conversación. El diálogo no sólo debe darse como individuos aislados que intercambien sus pensamientos, sentimientos y soluciones, sino como representantes esenciales de una comunidad o institución social. El diálogo tiene por finalidad hacer consiente a los esposos de la situación real de su familia, dentro del marco social al que pertenecen, analizada alternadamente de acuerdo a la captación de cada uno.
Cuando se da la incomunicación, los individuos viven bajo un mismo hogar, pero no son participes de los problemas que existen en la familia, cada uno vive su vida.

c) Otro de los factores determinantes: encontramos a los problemas económicos o cambios sociales que influyen nocivamente en algunos hogares cuyos miembros carecen de madurez. La preocupación o el ansia por el sustento o la lucha excesiva por conseguir las cosas materiales que satisfagan su vanidad, o porque así tiene tal o cual vecina. Esto produce un descenso en la escala social, en la perdida de los amigos; restan energía para mantener viva la llama de unión, amor, etc. Los cónyuges toman de ahí motivos para recriminarse el uno como el otro
[4].

A nuestro parecer, no hemos creído conveniente desarrollar los otros factores de una manera detallada porque se encuentran contenidos dentro de los factores ya tratados, es por este motivo que solo los mencionaremos; no quiero dar a entender que sean irrelevantes digámosles que mejor que son secundarios, pero también contribuyen a destruir un hogar cuando encuentran el terreno minado ya sea por la inmadurez de los cónyuges o, por otras condiciones que no trataremos. Cabe destacar que estos factores de por si solos no son suficientes para arruinar un hogar bien integrado.
Los otros factores también son: egoísmo, la inmadurez, soberbia, ira, envidia, gula y pereza.



1.3 LAS CAUSAS:


Muchas veces por alcanzar las cosas materiales que tienen los “afortunados”; nos encontramos ante una inconformidad justificada o un gasto de energía para logar los objetivos. Pero estos bienes traen consigo mas problemas y mas responsabilidades personales, sociales, etc.

Otra de las causas es la preparación y dedicación de los padres de asumir su rol como primeros y principales educadores de sus hijos(
5). Generalmente los padres esperan que las escuelas remplacen sus omisiones; olvidando que los hijos necesitan de esa orientación y amor que los padres les puedan dar; los hará pensar que éstos se preocupan por ellos.
De esta forma no verán al padre, el proveedor económico y a la madre a quien mas le interesan sus amigas o sus organizaciones caritativas que sus propios hijos. En su reemplazo dejan a las nanas, pero cuando hablamos de niños pequeños. Séneca esboza lo siguiente:
“no tenemos poco tiempo, sino que perdemos mucho; todos precipitan su vida y están trabajando para el deseo del futuro y el tedio del presente” (164).

Las causas de desintegración familiar provienen de nuestra poca preparación en el arte de vivir y la falta de conocimiento del verdadero significado del amor, incluyendo el amor a sí mismo
[6].
Sintetizando las causas de desintegración familiar se pueden agrupar a nuestro parecer en los siguientes factores antes tratados en líneas anteriores:


a) la escasez de valores, en la excesiva importancia al aspecto económico.

b) la falta de dedicación, la controversia para educar a los hijos, en la poca comunicación entre los cónyuges.

c) la falta de un concepto moral bien formado que abarca todo lo que concierne al hombre.

Las causas pueden ser múltiples, pero todas giran alrededor de una gran causa: la falta de AMOR; desde el amor a sí mismo, el amor entre dos personas, el amor a todo el género humano, hasta el amor a Dios.


1.4.CONSECUENCIAS:


Muchas familias que no logran mantener un equilibrio emocional en sus miembros provocan diversas reacciones. Desafortunadamente, muchos padres de familia piensan que sus hijos no se dan cuenta de lo que sucede y, que por lo tanto no les afecta, cuando en realidad no sucede así, ya que los niños van buscando la manera de decir que están ahí, que sienten y que también importan, por lo general, dicha manera suele presentarse negativamente, con conductas totalmente diferentes a las adecuadas.

Cuando esta desintegración se desencadena en la vida de un niño que tiene conciencia y entiende lo que sucede, representa un golpe muy duro para él. Su familia en ese momento es su todo, qué sentirá al verla desmoronada, es algo muy difícil, quizá no sabe, cómo será su vida de ahora en adelante, con quien estará, etc.

Uno como adulto entiende este tipo de situaciones y analiza los factores dando razón de ellos, pero un niño no, para él es algo impenetrable y habitualmente busca hallar un culpable, muchas veces se culpa a si mismo. El rompimiento parcial o total de los vínculos afectivos entre los cónyuges y entre los padres e hijos, origina conflictos constantes entre las familias y, en escala mayor, conflictos sociales
[7].

Los conflictos emocionales producen angustia y tensión, lo que a su vez es causa de todo género de enfermedades mentales. Cuando el niño carece de autoridad y amor equilibrado de parte de los padres se va revelando progresivamente, primero contra la autoridad paterna, contra los maestros, las autoridades civiles, las religiosas y finalmente con la autoridad divina. Cuando este niño sea hombre carecerá de la capacidad de amar, desde si mismo hasta a Dios
[8].

Los casos de agresividad por lo general tienen su origen en el seno familiar por diversas razones, divorcio, abandono, maltrato, problemas familiares, problemas económicos, etc. Si el niño recibe por parte de sus padres agresiones o maltratos, se darán cambios en su relación con la sociedad. Cuando no se atienden debidamente las necesidades de la familia, este se desestabiliza al faltar comprensión y organización surgiendo entre los hijos el sentimiento de culpa y la inseguridad en su actuar, al verse dañados en el aspecto emocional, afectivo y social. .
También puede convertir al individuo en un ser consumista, alienarlo e estimularlo a la violencia, al sexo, a las drogas, etc. Todas estas consecuencias, son producto de un desorden en la personalidad del sujeto que atraviesa por dicha situación, además no cuentan con una sugerencia responsable, que lo ayude a tomar o elegir el camino correcto para dar sentido a su vida.


CAPITULOII: REPERCUSIONES EN LA SOCIEDAD POR LA DESINTEGRACION FAMILIAR


1.5 LA DESINTEGRACION FAMILIAR COMO PROBLEMA SOCIAL:


Lo que suceda en una familia mal formada tanto psicológicamente, moralmente, etc; repercute en la sociedad por todas las consecuencias que esta produce, ya tratadas líneas anteriores. La importancia sociológica de la familia implica una integración como estructura social. Si la familia esta desintegrada no continua un proceso conforme a las exigencias del desarrollo, dicha importancia deja de ser real para convertirse en un obstáculo.[9]

La desintegración es un problema social en la medida en que no puede desempeñar su finalidad y crea un desequilibrio en sus interrelaciones con las demás estructuras sociales.
La desintegración social se presenta cuando la estructura en cuestión no responde a este proceso de cambio y se estanca o adquiere un sentido implacable.

La antes mencionada, representa uno de los fenómenos con mayor impacto en la sociedad. Este contribuye a elevar los índices de criminalidad, pues más del ochenta por ciento de las personas, que están en las cárceles provienen de familias disfuncionales, se nota muy claramente el problema de desintegración familiar versus delincuencia, drogadicción y pandillaje.



1.6 POSIBLES SOLUCIONES: Para tratar de evitar esta desintegración que afecta a los miembros de la familia y a la sociedad:

A) La comunicación familiar: es hacer participe al otro de lo que uno tiene; manifestar, conservar, transmitir, consultar o propagar, entre otras cosas. Esta relación establecida entre dos o más seres; en virtud de lo cual cada uno de ellos participa del otro, ambos hacen donación de algo al otro[10]. La comunicación no es una actividad de lo cual se pueda prescindir; es una dimensión irrenunciable de la misma existencia humana. No hay ser humano sin los demás.

El lenguaje, los pensamientos y sentimientos sólo se desarrollan en la comunicación, mediante el lenguaje que nos une con los demás. La comunicación es la esencia misma de la educación
[11]. Esta no sólo es la transferencia de una persona a otra, es recibir el mensaje interpretarlo y responder a la otra persona con la que se interactúa quien puedes esperar un consejo, una frase de aliento o una palabra amorosa.

El diálogo conyugal es un hecho social, pues implica una interrelación humana de tipo primario dentro de un medio social determinado. Este tipo de diálogo trata de mejorar la cohesión familiar, depende del ideal familiar que tenga cada uno de los esposos y del acuerdo logrado como síntesis de ambos
[12].

Si existe comunicación será mas fácil tomar soluciones practicas y concretas referidas a una determinación conjunta, de una mejor integración de todos los miembros, de una mejor reglamentación de las conductas de todos ellos, de una mejor disposición de todos los bienes materiales necesarios y por supuesto de una mas clara determinación sobre el papel que la familia y de sus miembros deben realizar dentro del desarrollo de su sociedad.

La integración de los miembros de la familia genera la solidaridad, se lleva acabo por la comunicación, y la convivencia a la formación de una experiencia compartida
[13].
La confianza que los padres quisieran tener con sus hijos ha de ganársela cada día desde la infancia. Esa confianza es fruto de natural del afecto, buen humor y dedicación de su tiempo, muchas veces lo que los hijos mas necesitan de sus padres es su presencia y su amistad, esta es difícil que brote donde falta la comunicación.


"Grande es la felicidad de los esposos que por medio del amor han permanecido siempre en comunicación mutua, se han conocido y se han enriquecido[14]".


B) La educación de los hijos: los padres tienen la obligación de educar a los hijos y, por lo tanto hay que reconocerlos como los primeros y principales educadores
[15]. Al desatenderse de este deber, dejan al niño en completo abandono provocando perjuicios y carencias.

Cuando nos referimos a carencias es la falta de amor y cariño que toda persona necesita; estas pequeñas muestras de afecto repercuten en un futuro de los educandos. Cuando los padres se unen, se tienen el uno al otro para ayudarse en la educación de los hijos, porque esta es tarea de los dos no sólo de la madre o del padre, por ello es bueno que los progenitores le dediquen tiempo al niño para que sienta que es importante dentro de la vida de estos dos.
Esta educación debe ser tanto intelectual como en valores éticos, los cuales le ayudaran en su vida como mejores personas. Pueden ser personas muy cultas intelectualmente por ese conocimiento que han adquirido en el transcurso de su vida pero este no lo utilizan para ayudar al bien común de todos; sino para cosas perjudiciales.


BIBLIOGRAFIA:

· RIESGO MENDEZ, Luis. Familia y Empresa. Madrid. Palabra. 1994.

· RIESTRA, José. Libertad de enseñanza. Madrid. Palabra.19993.

· REDONDO, Emilio. Educación y Comunicación. Ariel. Barcelona.1999.

· MARTIN, Enrique. Familia y Sociedad. Madrid. Rialp.2000.

· GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968.

· RIESGO MENDEZ, Luis. Lo que los padres deben aprender. Palabra. 1995.

· RIESTRA, José. Libertad de enseñanza. Madrid. Palabra.1993.

· HERVADA, Javier. Diálogos sobre el amor y el matrimonio. España. Eunsa.1968.

·
http://historia.fcs.ucr.ac.cr/articulos/esp-

PIES DE PAGINA

[1] GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 8.
[2] Ibidem, 10.
[3] GIMENEO, Adelina. La familia: el desafió de la diversidad. Barcelona. Ariel. 1999, 201.
[4] GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 201.
[5] RIESTRA, José. Libertad de enseñanza. Madrid. Palabra.1993, 22.
[6] GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 163.
[7]GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 178.
[8] RIESGO MENDEZ, Luís. Lo que los padres deben aprender. Palabra. 1994,59.
[9] GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 128.
[10] REDONDO, Emilio. Educación y Comunicación. Ariel. Barcelona.1999, 178.
[11] Ibidem, 179.
[12] RIESGO MENDEZ, Luís. Familia y Empresa. Madrid. Palabra. 1994,59.
[13] MARTIN, Enrique. Familia y Sociedad. Madrid. Rialp.2000.155.
[14] GUERRERO CARRASCO, Javier. Desintegración familiar. Madrid. Stvdivm. 1968. 211.
[15] RIESTRA, José. Libertad de enseñanza. Madrid. Palabra.19993, 22.

1 comentario:

Carlos Gabriel dijo...

GRACIAS X TU ENSAYO ME SACO DE UN GRAN CLAVO Y LO BUENO DE TODO ES QUE LO LEI Gracias........
FELICITACIONES
DESDE Guatemala Att. Gabrielmindfreak@hotmail.com